viernes, 24 de noviembre de 2017

Un cactus extremadamente lanoso, Mammillaria nivosa



Fotografías y descripción del cactus ornamental llamado Mammillaria nivosa. Consejos básicos para su cultivo en el jardín.

Características generales del cactus Mammillaria nivosa

Mammillaria nivosa es un cactus globoso cultivado en gran parte del mundo con fines decorativos o como planta de colección. Es apreciado principalmente por la densa lanosidad blanca que desarrolla la especie en las areolas antes de comenzar a formar las flores; esta lanosidad abundante contrasta muy bien con la coloración amarilla de las espinas y el verde oscuro del tallo.

Fotografía del cactus Mammillaria nivosa

Fotografía del cactus Mammillaria nivosa


El tallo de esta especie no logra superar los 15 cm de altura ni los 10 cm de diámetro porque en vez de continuar el crecimiento individual de este cuando posee similares dimensiones, comienza a formar numerosos hijuelos en los laterales basales. Esta formación de hijuelos permite que se formen atractivas colonias y facilita la reproducción asexual de la especie (los nuevos hijuelos formarán raíces individuales mientras crecen). El tallo está formado por numerosas mamilas cónicas de +/- 1.5 cm de largo. En el ápice de estas mamilas se disponen numerosas espinas de +/- 1.5 cm de largo, erectas, y de color pardo-amarillento. Además, en la base de las espinas (ápice de las mamilas) se observa una densa lanosidad blanca (amarilla en las mamilas jóvenes que irá perdiendo el pigmento con el crecimiento) que se intensifica aún más cuando se acerca la época de floración. Esta lanosidad mencionada anteriormente es conspicua también en las axilas de las mamilas intensificándose igual cuando se acerca la época de floración.

Las flores en esta especie son pequeñas (+/- 1.0 cm de diámetro) y surgen directamente de las axilas de las mamilas formando una corona floral. La coloración de la corola floral es amarilla con bandas longitudinales de color pardo. Los frutos son cónicos, globosos y de color rojo intenso cuando maduran. En el interior de los frutos se forman numerosas semillas de color pardo oscuro.
 
Consejos para el cultivo del cactus Mammillaria nivosa

Mammillaria nivosa es un cactus fácil de cultivar y sus requerimientos son mínimos. De todas formas, hay que tener en cuenta los siguientes consejos de cultivo para obtener un crecimiento óptimo y una floración majestuosa. A continuación, sus cuidados:

Iluminación:

Es imprescindible que este cactus reciba de 4-6 horas de sol directo durante el día. En verano si el sol es demasiado intenso se puede proteger a semisombra durante las horas más calientes del día. El cultivo a la sombra puede provocar la etiolación del tallo y la represión de la floración.

Temperaturas:

Prefiere crecer en climas cálidos donde las temperaturas no disminuyan de los 8C en ninguna temporada del año (aumenta el riesgo de pudrición). El rango óptimo de temperaturas para esta especie se encuentra entre los 18-30C.

Sustrato:

Preferiblemente mineral con poca materia orgánica y que posea un drenaje perfecto. Se puede cultivar en sustratos para crasas que ofertan en viveros sin problemas.

Otra fotografía del cactus Mammillaria nivosa

Otra fotografía del cactus Mammillaria nivosa


Frecuencia de riego:

Regar preferiblemente 3 días después de seco por completo el sustrato. El exceso de riego es uno de los principales factores que provocan la muerte de esta planta por pudriciones de las raíces. El riego siempre debe ser profundo y con agua de lluvia preferiblemente.

Plagas y enfermedades:

Puede ser afectado por cochinillas, pulgones, ácaros, hongos y nemátodos. Las cochinillas, ácaros y pulgones deben ser eliminados rápidamente para evitar deformaciones en los tallos o propagación de hongos en las heridas provocados por estos o por la melaza que dejan sobre la superficie de los tallos. Los nemátodos se pueden evitar con una previa desinfección del sustrato en el cuál se va a plantar este cactus. Recomendamos aplicar un fungicida de amplio espectro una vez mensual y plaguicidas sistémicos o acaricidas cuando aparezcan estas plagas.

Multiplicación:

Muy sencilla mediante semillas o por división de hijuelos basales.
 
Páginas relacionadas


Síguenos en nuestras redes sociales:

martes, 21 de noviembre de 2017

Una hermosa suculenta que debes conocer ya, Frerea indica



Fotografías y características de la planta suculenta llamada Frerea indica. Consejos para su cultivo en el jardín.

Las plantas suculentas pertenecientes a la subtribu Stapeliinae (de la subfamilia Asclepiadoideae, familia Apocynaceae) se caracterizan principalmente por formar tallos muy carnosos en los cuales las hojas son muy reducidas y caducas. La norma anterior no es totalmente definitiva para este grupo vegetal porque existe una especie llamada Frerea indica que si desarrolla hojas verdaderas y muy conspicuas. El género Frerea solo incluye a la especie mencionada con anterioridad, es decir, es monotípico

Flor típica de la planta suculenta Frerea indica

Flor típica de la planta suculenta Frerea indica


Descripción general de la planta suculenta Frerea indica

Frerea indica es una planta suculenta originaria de la India aunque se cultiva en gran parte del mundo con fines ornamentales por la belleza de sus flores y sencillos cuidados. En algunas ocasiones es confundida con algunos híbridos comerciales que se han obtenido mediante el cruce de esta especie con la planta Caralluma europaea. Estos híbridos comerciales se diferencian de la especie tipo en el porte que alcanzan los tallos, el tamaño de las hojas y la coloración de las flores.

La especie tipo se caracteriza por formar tallos erectos a decumbentes de +/- 45 cm de largo (incluso más), ramificados, cilíndricos con las estípulas pronunciadas, suculentos y de color verde claro. Las hojas se disponen opuestas en los tallos, son pecioladas (peciolo de +/- 1.5 cm de largo), tienen forma elíptica, el limbo foliar de +/- 4.5 cm de largo por +/- 2 cm de ancho, poseen el margen entero y son totalmente verdes. Además, se mantienen siempre y cuando la disponibilidad de agua sea estable, es decir, en tiempos de sequía tienden a caer las más bajas para mantener hidratados los tallos y disminuir la transpiración.

Las flores aparecen solitarias en los laterales de las axilas foliares en diferentes regiones de los tallos aunque es más común que se formen en las regiones terminales de estos. Se caracterizan por tener forma estrellada con la corola dividida en 5 segmentos (“pétalos”) fusionados que tienen forma triangular. La coloración de la corola es roja-carmín con numerosas manchas pequeñas de color amarillo cercanas al centro de la flor y otras muchas más grandes en la región central de los segmentos. Además, en el margen de los segmentos de la corola se observan numerosos filamentos rojizos. En el centro de las flores se observan las estructuras reproductoras características de las plantas pertenecientes a la subfamilia Asclepiadoideae.

Vista de la flor y las hojas de la planta suculenta Frerea indica

Vista de la flor y las hojas de la planta suculenta Frerea indica


Consejos para el cultivo de la planta suculenta Frerea indica

Frerea indica es muy sencilla de cultivar y es mucho más resistente que los híbridos comerciales que se ofertan frecuentemente, es decir, la especie tipo es más resistente que los híbridos que se encuentran erróneamente clasificados en algunos viveros. A continuación los cuidados básicos que requiere esta suculenta:

Iluminación:

Esta planta necesita de muy buena iluminación para crecer óptimamente y florecer. Se recomienda brindarle una exposición directa al sol a primeras horas de la mañana y finales de la tarde en países tropicales. En países templados puede cultivarse a sol directo en estaciones no veraniegas.

Temperaturas:

Requiere crecer en ambientes cálidos o frescos donde las temperaturas nunca disminuyan de los 5°C. Su rango óptimo se encuentra entre los 18-30°C aunque puede tolerar sin problemas temperaturas cercanas a los 40°C si se mantiene bajo mallas de sombreado. Las temperaturas inferiores a los 5°C la pudrirán.

Sustrato:

Tolera sustratos más orgánicos que la mayoría de las especies pertenecientes a la subtribu Stapeliinae. De todas formas dicho sustrato no debe encharcarse nunca para evitar la podredumbre de las raíces. Nosotros recomendamos utilizar la siguiente mezcla: 1/3 de arena gruesa y 2/3 de materia orgánica desinfectada.

Frecuencia de riego:

Se recomienda efectuar el riego luego de seco por completo el sustrato para evitar posibles pudriciones de las raíces. Regar siempre que las temperaturas se mantengan superiores a los 15°C.

Plagas y enfermedades:

Es afectada por pulgones, cochinillas y moluscos. Controlar las plagas lo más rápido posible de forma manual o con productos específicos rápidamente para evitar daños en el crecimiento de la planta, infecciones por hongos en las heridas provocadas por las plagas y la represión de la floración.

Multiplicación:

Muy sencilla a partir de esquejes o separación de ramificaciones

Páginas relacionadas


Síguenos en nuestras redes sociales: