viernes, 20 de octubre de 2017

Hongos que pueden salvar la vida de nuestras plantas, Trichoderma spp



Ventajas de aplicar hongos del género Trichoderma en el sustrato de nuestras plantas y semilleros. Fungicida natural y muy efectivo.

Los hongos del género Trichoderma son actualmente utilizados por numerosas instituciones agrícolas en todo el mundo como fungicida natural. En la actualidad se considera uno de los grupos de organismos de mayor importancia en la agricultura mundial ya que evita la pérdida de cosechas millonarias por ataques de numerosos fitopatógenos y es barata su adquisición en comparación con productos químicos industriales. Se comercializa en numerosos viveros tanto para instituciones agrícolas como para la población; se oferta en forma de gránulos o líquida. 

Trichoderma sp creciendo en los alrededores de una plántula de un cactus protegiéndolo de hongos patógenos y favoreciendo su crecimiento

Trichoderma sp creciendo en los alrededores de una plántula de un cactus protegiéndolo de hongos patógenos y favoreciendo su crecimiento


Este grupo de hongos se caracterizan por alimentarse de otros hongos (los degradan mediante la liberación de numerosas enzimas que provocan la ruptura de las paredes celulares de dichos hongos), nemátodos y otros parásitos que afectan a las plantas. Son hongos de acelerada propagación observándose muy rápido sus efectos en el sustrato y en las plantas enfermas. Se aplican principalmente en el sustrato aunque también son efectivos sobre el follaje de plantas enfermas (aplicaciones foliares). La especie más utilizada es Trichoderma harzianum de la cual, se han demostrado mediante estudios científicos los principales beneficios de estos hongos para las plantas.
En este post queremos compartir una lista de beneficios de estos hongos para nuestras plantas e incluso para los semilleros. 

Beneficios de la aplicación de hongos del género Trichoderma en el sustrato de nuestras plantas

- Son utilizados para desinfectar semillas de cualquier planta ya que parasitan la superficie de estas alimentándose de hifas de hongos patógenos que provocan la muerte del embrión o enfermedades en las futuras plántulas.

- Favorecen la absorción de nutrientes por las plantas porque al parasitar el sistema radical de estas, incentivan la formación de pelos radicales en las raíces (aumenta la superficie de absorción). Además, descomponen rápidamente la materia orgánica del suelo mejorando considerablemente el paso de los nutrientes hacia el interior de las raíces.

- No afecta a numerosos hongos micorrizógenos que son imprescindibles para la absorción de nutrientes de numerosas plantas y permiten la proliferación de otros con conductas benéficas similares (hongos no patógenos).

- Se multiplican extremadamente rápido y por esto, el sustrato al cuál se le administró estos hongos puede ser utilizado en menos de 48 horas.

- Toleran numerosos tipos de sustratos siempre que la humedad relativa ambiental sea superior al 50%. 

- La presencia de estos hongos en el sustrato puede durar muchos meses e incluso años sin necesidad de aplicar nuevas dosis.

- Producen productos químicos que incentivan el crecimiento y desarrollo de las plantas. Las plántulas se desarrollan más vigorosas.

- Eliminan de forma rápida y efectiva a numerosos hongos que estén invadiendo el follaje de las plantas con una simple aplicación foliar.

- Participan de forma eficiente en la descomposición de químicos dañinos en el sustrato que provienen de numerosos pesticidas industriales

- Se utilizan para el combate de los principales hongos patógenos conocidos en la agricultura, Ejemplos: géneros Pythium, Plasmopara, Fusarium, Rhizoctonia, Botryotinia (Botrytis), Phytophthora, Heterobasidium, Armillaria, entre otros.

Páginas relacionadas


Síguenos en nuestras redes sociales:

martes, 17 de octubre de 2017

Aprende a cuidar Syngonium en casa!!!



Manual básico para el cultivo de malangas del género Syngonium en casa. Fotografía de una de las variedades más buscadas.

El género Syngonium cuenta con más de 55 especies conocidas que crecen principalmente en regiones tropicales y subtropicales del continente americano. Estas plantas son generalmente trepadoras o rastreras que se desarrollan principalmente en los alrededores de los troncos de los árboles de follaje denso y siempreverdes obteniendo la luz solar siempre filtrada. Muchas especies son apreciadas en la jardinería por sus sencillos cuidados y la belleza del follaje que presentan. En este artículo les brindamos consejos imprescindibles para el cultivo de este grupo de plantas en el jardín o en el interior de los hogares.

Variedad variegada muy apreciada en la jardinería de una planta del género Syngonium

Variedad variegada muy apreciada en la jardinería de una planta del género Syngonium


Consejos para el cultivo de plantas del género Syngonium en el jardín

Iluminación:

Este grupo de plantas no necesita de intensa luz para prosperar aunque no se recomienda cultivarlas a la sombra total. La mejor ubicación es bajo árboles que posean bastante follaje o en ventanas donde la luz solar pase filtrada con ayuda de alguna malla de sombreado o cortina. La exposición directa al sol provoca quemaduras en el follaje y en los tallos. 

Temperatura:

Agradecen crecer en climas donde las temperaturas no suban de los 40°C ni disminuyan de los 4°C. El rango óptimo para este grupo de plantas se encuentra entre los 15-28°C. Las heladas las pudren rápidamente.

Sustrato:

Crecen perfectamente en tierra de jardín desinfectada con una incorporación de humus de lombriz. Es imprescindible que la tierra drene bien y que siempre sea rica en materia orgánica.

Frecuencia de riego y humedad:

Son plantas adaptadas a crecer en selvas tropicales húmedas siendo necesarias pulverizaciones en el follaje diariamente en horas de la mañana y finales de la tarde; para evitar pulverizaciones se pueden colocar cerca de estanques. El riego debe ser efectuado luego de que la capa superior del sustrato se seque por completo. No toleran crecer sobre suelos encharcados por mucho tiempo.

Donde sembrar:

Todas admiten tanto el cultivo en macetas como directamente en el sustrato del jardín. A las especies trepadoras se deben colocar cerca de objetos verticales (guías o tutor) o troncos de árboles para que trepen sin problemas. Las especies rastreras prefieren macetas anchas y poco profundas. También se pueden cultivar en macetas colgantes las especies trepadoras ya que las ramas penden muy atractivas. 

Abono:

Abonar en primavera con fertilizantes específicos para plantas con flores e incorporar una capa de 3 cm de materia orgánica al sustrato.

Plagas y enfermedades:

Es atacada con frecuencia por ácaros cuando la humedad relativa es inferior al 50%. Las pulverizaciones periódicas son una solución. En épocas invernales donde las pulverizaciones no son recomendadas se deben ubicar sobre guijarros que estén sumergidos hasta la mitad en agua (el agua nunca debe entrar en contacto con la base de la maceta) para mantener elevada la humedad ambiental y evitar a los ácaros.

Multiplicación:

Muy fácil mediante esquejes apicales de los tallos de más de 15 cm de largo. Para incentivar el arraigo se pueden utilizar hormonas de enraizamiento que ofertan numerosos viveros.

Páginas relacionadas


Síguenos en nuestras redes sociales: